12 cosas que hemos descubierto que están relacionadas con el cáncer en 2022: tintes, edulcorantes o incluso pescado

Hay muchos factores que contribuyen a la aparición del cáncer, como la genética o algunos hábitos de estilo de vida. A nivel individual, eso sí, sigue siendo difícil determinar la causa en cada caso.
Los científicos han relacionado este año varios productos cotidianos con el cáncer, como champús y tintes para el pelo, ciertos edulcorantes o incluso el pescado.

Año tras año se incrementa su incidencia. En 2022 se espera que 280.100 españoles reciban un diagnóstico, cifra que en 2040 alcanzará los 341.000 casos nuevos, según la Sociedad Española de Oncología Médica.

El cáncer es la principal causa de muerte en el mundo: en 2020 se atribuyeron a esta enfermedad casi 10 millones de defunciones, es decir, casi una de cada 6 de las que se registran. El impacto de la pandemia podría arrastrar al viejo continente a una epidemia de esta enfermedad en la próxima década si no se actúa, advierten los expertos.

Se origina cuando una mutación de las células hace que estas crezcan sin control. Y si bien a nivel individual es complejo apuntar a la causa que hace que esto suceda, se sabe que la genética puede favorecerlo. También el estilo de vida —alrededor de un tercio de las muertes por cáncer se deben al consumo de tabaco, de alcohol, a una baja ingesta de frutas y verduras y a la falta de actividad física—. Agentes externos como la contaminación o algunos químicos juegan su papel.

Sin embargo, es aún una enfermedad sobre la que se desconocen muchos aspectos clave a la hora de vencerla. La investigación, por tanto, sigue siendo fundamental.

Este 2022 diversos estudios han puesto de manifiesto cómo algunas cosas de la vida cotidiana podrían estar relacionadas con el cáncer. Los hallazgos no revelan directamente la causa, pero señalan un posible vínculo que podría ayudar en la comprensión de cómo funciona la enfermedad y cómo poder prevenirla.

Las sustancias químicas de los tintes pueden aumentar el riesgo de cáncer
tinte para el pelo
Varios productos químicos utilizados legalmente en tintes para el pelo, pero también para la vajilla y los plásticos pueden filtrarse en los alimentos y el agua, por lo que es fácil que pasen al organismo toxinas que nunca estarían aprobadas para el consumo humano.

Así lo descubrió un estudio publicado por científicos del Programa de Influencias Ambientales en los Resultados de la Salud Infantil (ECHO, por sus siglas en inglés) de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH).

Entre las sustancias analizadas se encuentran las aminas aromáticas, que pueden encontrarse en productos de consumo, como los tintes para el cabello y la tinta para tatuajes. Se han relacionado con el riesgo de cáncer de vejiga en los seres humanos.

Los productos químicos para alisar el pelo se asocian a un aumento del cáncer de útero
Vinculan con el cáncer el alisador de pelo

Un estudio realizado durante 11 años, y publicado el pasado mes de octubre en Journal of the National Cancer Institute, señala un vínculo entre el aumento del cáncer de útero en EEUU y los productos de alisado del cabello.

Según la investigación, aquellas personas que habían usado un producto químico para alisarse el pelo más de 4 veces en los 12 meses anteriores a la encuesta tenían un 155% más de probabilidades de ser diagnosticadas con cáncer de útero más adelante.

Los responsables podrían ser los disruptores endocrinos, químicos capaces de alterar el equilibrio hormonal y alterar la salud. El cuero cabelludo humano absorbe estas sustancias con más facilidad que otras zonas como la piel.

Investigaciones previas han alertado sobre una asociación entre estos productos para el cabello y mayor riesgo de cáncer de mama y ovario.

Los ultraprocesados y las bebidas azucaradas suponen un mayor riesgo de cáncer de colon
comida basura, ultraprocesados
Una mayor ingesta de estos productos se relaciona con hasta casi un 30% más de riesgo de cáncer colorrectal en hombres, concluyó un estudio en la revista British Medical Journal (BMJ).

El vínculo se detectó en el cáncer de colon distal (no en el proximal o el de recto) y fue más fuerte con productos listos para comer a base carnes, aves o pescados y bebidas azucaradas.

Los resultados coinciden con los observados por investigaciones previas, que subrayan igualmente una conexión entre ultraprocesados y mayor mortalidad por cáncer. Un estudio prospectivo de 2018 en Francia, asoció un aumento del 10% en la proporción de estos alimentos en la dieta con un incremento de más del 10% en los riesgos de cáncer general y de mama.

A principios de año, otra investigación de Harvard demostró que, al menos en mujeres, la ingesta frecuente de bebidas azucaradas duplica las probabilidades de padecer cáncer de colón antes de los 50 años.

Los efectos fueron especialmente llamativos en adolescentes, pues cada toma diaria consumida entre los 13 y 18 años se asoció con un 32% más de probabilidad en la aparición temprana de la enfermedad.

La obesidad aumenta en un 90% el riesgo de sufrir cáncer de útero, según uno de los mayores estudios hasta la fecha
obesidad
A principios de año, investigadores británicos evidenciaron que por cada 5 unidades extras en el índice de masa corporal (IMC) el riesgo de cáncer de útero aumenta un 88%.

Tras evaluar muestras genéticas de alrededor de 120.000 mujeres de Australia, Bélgica, Alemania, Polonia, Suecia, Reino Unido y EEUU el trabajo señala 2 hormonas, la insulina en ayunas y la testosterona, como responsables de la mayor probabilidad de diagnóstico.

A día de hoy la obesidad se coloca como factor de riesgo de numerosos tipos de cáncer, entre ellos de mama, colorrectal, páncreas o próstata.

Algunos champús en seco contienen niveles por encima de lo recomendado de químicos vinculados al cáncer

Tras analizar 148 productos de 34 marcas capilares, incluidas las de L’Oréal y Johnson & Johnson, el laboratorio independiente Valisure descubrió que en EEUU hasta 11 de ellas vendían champús en seco que contenían más de 2 partes por millón (ppm) de benceno, es decir por encima de lo aconsejado por la Administración de Alimentos y Medicamentos del país (FDA).

Productos de la marca Not Your Mother’s contenían más de 10 veces la cantidad recomendada de benceno.

El benceno es una sustancia química que se encuentra de forma natural en el petróleo crudo, la gasolina y el humo de los cigarrillos. Se utiliza en el ámbito industrial para fabricar plástico, fibras sintéticas, cauchos, detergentes y tintes.

Según la Organización Mundial de la Salud, las personas que trabajan cerca del benceno corren un mayor riesgo de padecer algunos tipos de cáncer. Un estudio de 2012 identificó tasas más altas de leucemia, entre los trabajadores de refinerías de petróleo, productores de productos químicos y zapateros que estaban expuestos a grandes cantidades.

Los investigadores del estudio señalaron que no encontraron pruebas de que la exposición a corto plazo a altas cantidades de benceno planteara los mismos peligros para la salud. Pero, lanzaron una alerta.

«La detección de altos niveles de benceno en los champús secos debería ser motivo de gran preocupación, ya que estos productos se utilizan probablemente en interiores, donde el benceno puede permanecer y ser inhalado durante períodos prolongados», advirtió David Light, director general de Valisure, en comunicado de prensa.

Un popular suplemento vitamínico podría favorecer la metástasis cerebral

El ribósido de nicotinamida (NR), una forma de vitamina B3 comercializada como suplemento dietético, podría aumentar la prevalencia de determinados tipos de cáncer, como el cáncer de mama triple negativo. También hacer que este evolucione a metástasis, propagándose al cerebro.

El estudio que así lo determina se realizó en modelos animales utilizando una sonda de imagen basada en la bioluminiscencia ultrasensible para comprender mejor la captación del NR por las células.

«Nuestro trabajo es especialmente importante dada la amplia disponibilidad comercial y el gran número de ensayos clínicos en curso en humanos en los que se utiliza el NR para mitigar los efectos secundarios de la terapia contra el cáncer en los pacientes», señaló entonces Elena Goun, autora principal.

El consumo frecuente de pescado ha sido vinculado al melanoma
Pescados ricos en vitamina D

Un estudio publicado en Cancer Causes and Control sugiere una llamativa relación entre el consumo de pescado y el cáncer de piel. Casi 500.000 personas de 6 estados de EEUU participaron en la investigación, completando un cuestionario dietético en 1995 o 1996. Después se les siguió durante 15 años.

Tras ese periodo, los investigadores descubrieron que la tasa de melanoma era un 22% mayor entre las personas que declaraban comer más pescado —unas 2,6 raciones a la semana— en comparación con quienes comían menos —una ración cada 5 semanas—. Se observaron tendencias similares en el consumo de atún.

Antes de dejar de tomar este saludable alimento cabe tener en cuenta algunas consideraciones. El estudio fue observacional, por lo que revela un vínculo pero no lo prueba. Además, no se recopiló información sobre la exposición al sol, quemaduras o cantidad de lunares, principales factores de riesgo de este cáncer.

El mercurio en el pescado puede ser el culpable de la aparición del melanoma. Aunque en este estudio no se evaluaron los contaminantes, evidencias anteriores han relacionado una exposición a este metal con el cáncer de piel.

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición recomiende que los menores de 10 años y mujeres embarazadas o en periodo de lactancia eviten el consumo de hasta 4 especies de pescado, entre estas el atún rojo. Para evitar estos posibles riesgos puedes optar por consumir pescado azul de pequeño tamaño.

Comer embutido de manera habitual podría ponerte en riesgo de cáncer de colon

La Agencia Nacional de Seguridad Alimentaria de Francia (Anses) confirmó el pasado julio «la existencia de una asociación entre el riesgo de cáncer colorrectal y la exposición a nitratos y nitritos», en particular a través de la carne procesada.

«Cuanto mayor sea la exposición a estos compuestos, mayor será el riesgo de cáncer colorrectal en la población», afirma el organismo en el comunicado emitido tras dar a conocer los resultados de un estudio que analizó las publicaciones científicas en oncología publicadas desde el trabajo de referencia de EFSA (2017) e IARC (2018).

Entre las medidas sugeridas, la Anses aconsejó limitar el consumo de charcutería a menos de 150 gramos semanales. Asimismo, propuso llevar a cabo una reducción del uso de aditivos en la charcutería «al mínimo razonablemente posible».

En 2018 un estudio ya vinculó la ingesta de este tipo de carne con el cáncer de mama.

La contaminación es responsable del cáncer de pulmón en no fumadores
contaminación
Ya se sabía que la contaminación ambiental puede causar cáncer de pulmón en los no fumadores —también la exposición al radón, el humo de segunda mano u otros químicos contaminantes—.

Sin embargo, el pasado septiembre un equipo de científicos del Instituto Francis Crick de Londres descifró cómo estas partículas nocivas en el aire desencadenan el tumor. Según sus hallazgos, exponerse a partículas diminutas de contaminación PM2.5 provocaba cambios en el gen EGFR y en el gen KRAS, ambos relacionados con la aparición de la enfermedad.

Se trata de un tumor frecuente y con alta mortalidad al manifestarse en etapas avanzadas o con signos que suelen pasarse por alto como un tos frecuente o dolores de pecho.

Los implantes mamarios pueden causar algunos tipos raros de cáncer, según la FDA
implante mamario
La FDA advirtió en octubre que los implantes mamarios pueden favorecer ciertos cánceres en el tejido cicatricial que se forma alrededor de las prótesis. Los cánceres parecen ser raros, pero se han relacionado con implantes de todo tipo, incluidos los de superficie texturizada, lisos y los rellenos de solución salina o silicona.

Previamente, los científicos ya habían relacionado el linfoma anaplásico de células grandes con los implantes texturizados. Ahora la nueva advertencia se centra en otro cáncer, llamado carcinoma de células escamosas, y sobre otros tipos de linfoma.

En algunos casos notificados, las pacientes fueron diagnosticadas años después de haberse colocado implantes de seno y presentaron síntomas como hinchazón, dolor, bultos o cambios en la piel.

Los edulcorantes en exceso podrían incrementar el riesgo de cáncer

Un estudio publicado en PLOS Medicine el pasado mes de marzo reveló que quienes consumen altos niveles de ciertos edulcorantes tienen un pequeño aumento del riesgo de desarrollar algunos tipos de cáncer.

Tras evaluar a más de 100.000 personas, de los cuales alrededor de la mitad fue seguida durante 8 años descubrió que el aspartamo y el acesulfamo K, en particular, se asociaban a un mayor riesgo de cáncer de mama y de aquellos relacionados con la obesidad, como el colorrectal, el de estómago y el de próstata.

Las dietas ricas en fibra procesada podrían aumentar el riesgo de cáncer de hígado en algunas personas

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *